Cz – Como conseguir permiso de residencia en Rep. Checa (para migrantes por amor)

23. 2. 2018

Muy bien, tu corazoncito ha decidido traerte a República Checa. Sí, es muy bonito y romántico y lo que quieras, pero también trae sus mini problemas. El primero
es estar legales aquí y poder trabajar.

por: Juan Pablo Maldonado, Club México Cz, Praga Nov 2014

Muy bien, tu corazoncito ha decidido traerte a República Checa. Sí, es muy bonito y romántico y lo que quieras, pero también trae sus mini problemas. El primero
es estar legales aquí y poder trabajar.

Yo vine a Praga gracias a (o por culpa de?) mi novia, que es checa. Antes de venir estuve investigando sobre
conseguir una visa de trabajo, pero según los comentarios que leía por todas partes en internet, no es tan fácil. Meses antes de venir envié mi
currículo a varios lugares y no es por presumir pero sí me respondieron.

Desafortunadamente, el interés desaparecía cuando se enteraban de que no era
residente de la UE… Total, que la única manera de tener un trabajo era tener permiso de residencia y al revés. En medio de mi desesperación me
encontré con los grupos de Facebook de “Mexicanos en la República Checa” y “Club México CZ” donde pronto me explicaron cómo se le podía hacer, y
aunque los trámites cambian cada rato, me dio pistas para resolver mi problema.

Es una gran ventaja poder contactar tan fácil a los paisanos por acá
y que tengan la buena disposición de ayudar a los ingenuos que tuvimos la loca idea de cruzar el charco.

Por supuesto, una manera de arreglar todo es
casarse, pero como diría mi maestro en la prepa, uno no mata moscas con un misil nuclear. Fue entonces que decidimos contactar al Integrační Centrum
en Praga que me recomendaron en Club México Cz y que es una oficina que ayuda a los migrantes, para preguntar qué podíamos hacer. Hicimos cita con
una abogada (es gratis, una o dos semanas después de que llamamos) y lo que nos aconsejó fue solicitar un permiso de residencia para familiares de
ciudadanos de la UE. La ley checa reconoce “familia” en un sentido extendido, sin necesidad de estar casados (pero sí es necesario vivir juntos). El
permiso que te dan incluye acceso libre al mercado de trabajo (aunque esto último es reciente, y según nos dicen hay muchos empleadores que no saben
bien si es legal o no). No sabemos cuánto vaya a tardar, parece que va de dos a seis meses. La ventaja sobre una visa de trabajo normal es que tu
estancia en la República Checa no depende de tu trabajo, aunque ojo, sí depende de tu relación, así que hay que portarse bien con la pareja.

Para
hacer este trámite hay dos partes, que hacen pensar en las dos grandes influencias del país: la eficiencia germánica y la burocracia comunista.

Primero hay que ir a la policía de extranjeros a registrar el domicilio. En Praga, esto se hace en el edificio más feo y gris junto al tranvía en
Olšanska. Hay que llevar seguro de viaje y contrato de renta a tu nombre y algo de paciencia porque toca esperar. Casi nadie habla inglés y muchas
cosas están escritas en checo o ruso solamente.

En teoría esto se tiene que hacer a los tres días de entrar al país, si no, te pueden multar hasta
por 3000 coronas. Nosotros lo hicimos después porque la primera vez no teníamos todo completo, porque no sabíamos qué pedían. Encima éramos lo único
que se interponía entre la mujer policía y su sándwich, así que nos gritaron un poco. Afortunadamente la segunda vez el policía fue amable y no
tuvimos que pagar la multa. Yo recomiendo ir en lunes o martes temprano, que hay menos gente, y no ir por ninguna razón justo antes de la hora de
comer!

Después, hay que hacer una cita al Ministerio del Interior para ir a entregar los documentos:
la hoja de registro en la policía de extranjeros,
dos fotos para pasaporte, pasaporte vigente, contrato de renta, seguro médico privado y “documento que compruebe la relación”. Para esto último, lo
que nos aconsejaron fue llevar fotos juntos, prueba de que hemos hecho un viaje juntos y cartas de amigos y familiares donde diga que nos conocen y
que saben que estamos en una relación desde X meses. En este momento te dan un comprobante de que solicitaste un permiso de residencia y a partir de
ahí puedes vivir y trabajar en la República Checa sin problemas. La cita te la dan en un mes aproximadamente, vas a la hora
que te toca y en media
hora estás afuera, igual de fácil que cuando pedí visa en Austria y Alemania. Para hacer más evidente el parecido, la Oficina del Ministerio del
Interior a la que fui está encima de un supermercado BILLA.

Hay que tomar en cuenta que, aunque sea relativamente eficiente, la cita no te la dan
para el día siguiente, así que hay que asegurarse de hacer el trámite durante el periodo de estancia legal. Hay que notar que la República Checa
tiene acuerdos adicionales con algunos países, entre ellos, Argentina, Chile, Costa Rica, México y Uruguay que nos dan tres meses extra de estancia
como turista, o sea seis meses en total. Otra cosa muy importante es que debe precisar que el tipo de visa les permite trabajar: debe estar escrito
” ustanovení 87 b zákona č. 326/1999″, si no, no puedes trabajar.

Hodně štěstí! / Mucha suerte!